Tokio Music Bar, el nuevo en el llamado “Little Tokio” en la Cuauhtémoc, es un bar bonito, de veras bonito. Muy japonés de su minimalismo y de su buen gusto. La barra te atrapa, con su mármol verde, sus banquitos de terciopelo rosa y sus repisas resplandecientes llenas de vinilos, ordenados. Igual que Jack Torrance en The Shining, quieres demandar la atención del bartender. “Espera —dirá—, déjame poner otro disco”.

Acá los bartenders preparan tragos y ponen música en las consolas (aunque a veces hay invitados que ponen música). Este es un “Hi-Fi analog audio cocktail bar”, o sea que su música es análoga (tienen cerca de 800 vinilos) y la coctelería, de autor.

También checa: Nuevos bares para beber bien en 2019

Lo chulo de Tokio Music Bar

Tokio Music Bar
Tokio Music Bar. Foto: Margot Castañeda

Puntos a su favor: 1) La selección musical suele ser deliciosa, muy oldies but goodies que te mantienen de pie, bailando así como que no te das cuenta.

2) Se dan el lujo de reservarse el derecho de admisión, por eso nunca está abarrotado. ¡Graaacias!

3) La barra no es como las tííípicas, atascadas de botellas. Esta es muy pulcra —como decorada por Marie Kondo— y apenas tiene unas cuantas de whisky japonés, mezcal y bourbon. Qué elegancia la de Tokio.

4) Los cocteles, tanto los clásicos como los de la casa son ricos, muy finos, bien hechos. O, por lo menos, el Unsaid (con whisky, cordial de fresa quemada y té oolong), el Réplica (con ron, rosita de cacao y café) y el negroni.

5) Hablando de tragos, ¡qué bonita está la cristalería! Es japonesa y superfina, superdelicada, superligera.

También checa: Tonelada, celebración de la música en vinilos en CDMX

Lo gacho de Tokio Music Bar

Tokio Music Bar
Tokio Music Bar. Foto: Margot Castañeda

Puntos en contra: los tragos cuestan $250 (¿khaaa?) y los bartenders no saben hacer cubas. Va, es un bar fresa, we get it, pero ¡es una cuba! Quizá no nos la hicieron porque no hay Coca-cola en esa hermosa barra ordenada por Marie Kondo (¿o porque el refresco no es digno de la cristalería japonesa?) pero ¡parfavaaar! Todo bartender debe saber hacer una buena cuba libre y todo buen bar debe ser capaz de servirlas a sus clientes que la pidan después de chutarse sus tragos fifís de autor. Plis, amigos de los bares, dense cuenta.

También checa: Japan: el club que apuesta por la (buena) electrónica nacional

Tokio Music Bar

Dónde: Río Pánuco 132, Col. Cuauhtémoc
Horarios: lun-sáb: 18:00-02:00
Cuánto: $250 por trago, tc: todas