Mexicanos en San Valentín

En pleno miércoles 13 de febrero, ¿usted ya sabe qué regalará este Día del Amor y la Amistad?

Foto: Cuartoscuro

Porque por más que quieran fingir que son anticupidos, la verdad es que todo el mundo anda como Pepe Le Pew. Al menos, eso es lo que indican diversos estudios realizados en nuestro país sobre los hábitos y gastos de los mexicanos por el 14 de febrero.

Rosas, chocolates, veladas románticas y hasta escapadas de fin de semana destacan entre los regalos más socorridos para estas fechas, en donde se estima que los mexicanos destinan un promedio de $600 al regalo para su media naranja.

Ahora bien, dicen que barriga llena, corazón contento, y tal vez ese dicho nace después de ver que el 39% de los mexicanos afirma que su mejor cita romántica la ha tenido en un restaurante, seguido por el clásico “cafecito”, y en tercer lugar aparecen bares y discotecas.

Entre los regalos más esperados están una cena romántica, una escapada romántica, una velada o una sesión de masajes, y si creían que todo en esta fecha tenía que ser romántico, están equivocados, pues el Centro de Conservación Hemsley, ubicado en el condado de Kent, ha abierto una iniciativa para que los hombres y mujeres despechados puedan bautizar a una cucaracha con el nombre de su ex a cambio de 1.50 libras, cantidad que equivaldrían a algo así como 37 pesitos, un precio bastante razonable si consideramos que la pobre cucaracha cargará con las malas vibras de alguien más por el resto de su vida.

Una vez completado el proceso de nombramiento, se otorgará un certificado que también se colocará junto a cada insecto exhibido en el lugar. Como para asegurar que “el Íker” o “la Sofi” siempre estarán ahí, moviendo sus antenitas y entreteniendo al público en nombre de la justicia kármica.

Así que, en nombre del amor o del desamor, parece que el 14 de febrero está hecho para sangrarnos, ¡y eso que es fin de quincena!

También puedes leer otras columnas de Sopitas:

Las opiniones expresadas por nuestros nuestros columnistas reflejan el punto de vista del autor, que no necesariamente coincide con la línea editorial ni la postura de Chilango.